GPS tracker by Termite Entertainment

Pensaba escribir sobre hospitaleros, peregrinos, historias de iglesias viejas o cualquier cosa de interés que encontrasemos en la etapa Cebreiro-Tricastela. Pero hoy me he dado cuenta de que tengo dos ángeles de la guarda: uno es el de siempre y otro es Juan (evidentemente, soy Ángeles). Y eso me parece importante.

Ahora que estamos tranquilamente sentados en el albergue Oribio de Triacastela, ya bien cenados y duchados y dispuestos a irnos a dormir, ya puedo contaros, sin alarmar a nadie, que he estamos estado hora y media alejados del camino bajo una nevada, sin apenas cobertura y con la nieve por encima de las rodillas. Imagino que esto le pasará a menudo a todos los caminantes intrépidos, pero nosotros, que no lo somos, no estamos acostrumbrados y lo pasamos un poquito mal.

Sin intención de quejarme o de exagerar, confesaré que durante ese corto, pero interminable rato que pasamos buscando camino firme, carretera, o casa (las flechas desaparecieron bajo la nieve) sólo pude rezar y pisar las huellas de Juan, que me abría paso en las pendientes para que yo pudiera desplazarme sobre sus pisadas muy despacito, porque tenía un calambre en cada pierna y me caía fácilmente. Estábamos a punto de llamar a emergencias cuando, por fin, conseguimos alcanzar la carretera. Hubiésemos caminado no 15 sino 30 kilómetros más de la alegría que nos entró.

Ya ha terminado todo. El campo está verde, no hay nieve en el camino y apenas hace frío. A partir de mañana todo será mucho más facil. Seguiremos ruta, no sin antes decir a Dios y a mis dos ángeles de la guardia GRACIAS.

PD: Aunque no haya constancia gráfica, uno de mis ángeles de la guardia (o los dos) ayudó a sacar un coche de la nieve en O Cebreiro.

12 Respuestas desde “Mis dos ángeles de la guarda”

  1. CarlosZama dice:

    Por las fotos se veía que la nevada era importante, pero no me imaginaa lo chungas que se os habían puesto las cosas. Menos mal que Juan es un tío al que no le quita la sonrisa ni la tormenta perfecta ni la madre de todas las batallas. Ahora que ha pasado lo peor, pensad que tenéis anécdotas para contar el resto de vuestras vidas (y eso siempre viene muy bien en reuniones familiares y eventos sociales).
    Suerte mañana!
    Carlos

  2. Vero dice:

    Me he quedado sin palabras…

  3. César dice:

    Vale, ahora que ya se ha acabado esa primera etapa de las nieves yo también puedo decir que las imágenes que íbais colgando me tenían bastante preocupado. Sobre todo cuando vi esa en la que Ángeles estaba con la nieve por las rodillas.
    Dudaba de que el calzado aguantara, no sabía si llevabais polainas impermeables, de esas que se usan para que no te entre la nieve en las botas, no creía que pudierais aguantar muchos kilómetros andando sobre esa capa de nieve.

    Afortunadamente, alcanzasteis Triacastela. Se acabó la nieve. A partir de ahora será más o menos duro, pero seguro que no es tan extremo.

    Chicos, enhorabuena. Por llegar, por aguantar y por contarlo.

    Ánimo. El Camino continúa!!!

  4. El otro César dice:

    Ánimo pareja!

  5. Luisa dice:

    Ay, que he entrado a mirar y ya he visto… Bueno, menos mal que todo salió bien. Qué agobio, no? Ya iremos viendo las aventuras que os depara el viaje. Pásalo bien y pide por mí, preciosa. Besitos, que te echamos muuuucho de menos. A ver si nos vemos un día, reina.

  6. David dice:

    Chavalicos! Queremos pregrinos, no mártires!!! Ojito y no os salgais del camino :)

    Besos

  7. sito dice:

    Vaya tela. El sentido de la orientación de mi hermano es un don. Increible que lo haya descubierto a los 40…

    Ánimo caminantes!

  8. Gabriela dice:

    madre mía… el vídeo… qué aventura, QUÉ susto, y qué agujetas, no?
    lo de hoy os debe parecer pan comido, jeje.
    ánimosssss!

  9. david dice:

    Pues eso, que queremos peregrinos, que no queremos mártires! :)
    Cuidado con las nieves, no os salgais del camino y ánimo!

  10. Los padres de Unai dice:

    Hola Chicos
    Si antes de empezar este viaje vuestro ya me parecía una aventura, dadas la inclemencias del tiempo que se avecinaban, ahora mucho más.
    ¡Sois unos valientes!
    Ánimo y pa’lante os queremos de vuelta para que nos conteis todo, todo, todo con pelos y señales.
    Besos

  11. Concha L dice:

    ¡Volved! Os queremos aunque no terminéis

  12. TNZ dice:

    Me das miedo!
    Olé mi niña.