GPS tracker by Termite Entertainment

Escribo desde la litera del albergue de Arca. No hay cobertura, así que enviaremos esta entrada mañana (por hoy, domingo) por la mañana.

Sólo faltan 18 Km para llegar a Santiago y los peregrinos que están a nuestro alrededor, más que contentos, están descolocados. Hay en el ambiente una sensación extraña de despedida, de fin de fiesta, y aunque todos están contentos por llegar, nadie quiere que se acabe el camino. Algunos ya están pensando en el siguiente. Es el caso de Esteban, que nos lo explica en el vídeo.

Hoy nos proponemos desterrar el mito de la suciedad y fealdad de los albergues de peregrinos. Aunque es verdad que en verano están abarrotados, en estos días hemos podido comprobar que son bonitos, suelen estar bien equipados y cubren las necesidades de los caminantes.

Esta tarde hemos tenido el placer de visitar el que, seguramente, es uno de los alojamientos más hermosos del Camino: el Albergue de Ribadiso. Este albergue, que pertenece a la Xunta, es fruto de la rehabilitación de un histórico hospital de peregrinos, está situado junto a un puente que atraviesa el río Iso y posee una inmensa pradera.

Nos hubiera encantado quedarnos a dormir allí, ducharnos en los aseos del jardín, lavar la ropa y cenar en su precioso comedor de piedra. Pero no pudo ser. No llevábamos comida (sí apetito) y los bares del pueblo están cerrados en esta época del año.

Ahora estamos alojados en un hostal de Arzúa y, aunque está muy bien, no hemos podido ni lavar nuestra ropa, ni charlar con ningún peregrino ni, sobre todo, sentarnos a la orilla del río a ver el reflejo de las luces en el agua.

Gracias a Ana, la hospitalera, por lo menos podemos ofreceros estas imágenes.

Tan ocupados estábamos siguiendo la flecha amarilla del Camino de Santiago, subiendo fotos, haciendo comentarios y manteniéndonos sobre nuestras piernas, que hasta ahora no nos habíamos fijado demasiado en las personas con las que compartíamos Camino.

Hoy, las que ayer parecían imaginarias fichas del juego de la oca, se han convertido en peregrinos reales, con sus nombres, sus vivencias y su opinión sobre el Camino de Santiago. Hemos sabido que Noelia viene andando sola desde Roncesvalles y que el tramo desde Cebreiro le parece un paseo. Hemos hablado con Inma y con su novio Nané, que viajan junto al padre de ella, unos amigos y un perro, que lleva su propia mochila. Ángel, que ha caminado desde Palencia, nos ha explicado que pretende llegar hasta Finisterre y que, si las fuerzas le acompañan, volverá andando a su casa. Alex y Miguel, que tienen todo el salero, han conseguido que Eduardo, el líder de este singular grupo (que acaba de formarse) y un enamorado del Camino, cuente a la cámara su visión del Camino de Santiago. Previo pago de una ronda, claro.

Eduardo, que cada año se enfrenta dos veces al Camino, habla de su espíritu, que para él encarna como nadie el cura de O Cebreiro, Elías Valiña. Según nos explica, en 1964 este párroco empezó a pintar flechas amarillas desde Roncesvalles y consiguió recuperar para todos la tradición del Camino de Santiago. Se le ponen los pelos de punta cuando cuenta esta gesta y cuando afirma, sin ningún género de duda, que quien no cree en Dios, cuando hace el Camino acaba creyendo. En el vídeo podéis escuchar sólo una de las muchas cosas que dice sobre el Camino.

PD: Eduardo nos ha regalado uno de los ¿cuatro mil? ¿dos mil? pins con la flecha amarilla que ha repartido este año entre los peregrinos a cambio de un abrazo.

Hoy el Camino se convirtió para nosotros en un gran juego de la oca. Sería por el tiempo lluvioso, por el paisaje de prados y vegas, por el musgo en los árboles o por la infinidad de arroyos que tuvimos que sortear; lo cierto es que nos reconocimos, sin pretenderlo, como las fichas negras de un tablero gigante, en el que participaban diferentes grupos de peregrinos vestidos, a modo de fichas rivales, con capas rojas, blancas, azules y amarillas. ¿No os parece que las fotos de hoy son prácticamente iguales a las casillas del tablero con el que jugabamos de niños?

Pero lo que para nosotros es sólo una curiosa sensación, para algunos es la esencia misma del Camino. Una de las teorías esotéricas más extendidas sostiene que el juego de la oca es una guía encriptada hacia el conocimiento secreto y alquímico que es el Camino de Santiago. Según esta teoría iniciática, cada paso del Camino Francés se correspondería con una casilla del juego tradicional. La oca, cuya pata es similar a la de la vieira, simbolizaría el Camino y el conocimiento universal.

El considerable número de referencias a este otro Caminoque podemos encontrar en librerías y en Internet indica que son muchos los peregrinos que se dirigen a Santiago intentando buscar las claves de una sabiduría oculta en cada etapa del camino. La misma iglesia-fortaleza románica de San Nicolas y San Juan de Portomarín, que hoy pudimos visitar y que aparece en el vídeo, es uno de los lugares de aprendizaje para los ocultistas.

“Para comer, Lugo” reza el título de los folletos turísticos. Seguro que es cierto. Hoy lo hemos comprobado en el Mesón Pontenova, un restaurante ubicado en la carretera que une Samos con Sarria, que tiene la particularidad de estar decorado con una colección de más 2.000 platos de todo el mundo regalados por los peregrinos. Algunos son muy curiosos, como el que exhibe como reclamo turísico el hoy desaparecido puente de Mostar o el que reproduce la efigie del conde Drácula.

Si alguien se pregunta cómo es posible que un peregrino venido de Australia se acuerde de enviar un plato a un pueblo de Galicia, le insto a que vaya a comer un día al Mesón Pontenova. La comida es deliciosa, la bodega inmensa y el trato inmejorable. Juan ha tenido que esperar más de veinte años para tomar una sopa castellana similar a la que hacía su abuela Quica y yo no había probado nada igual. El churrasco buenísimo y los postres… sin palabras. Y todo a un precio realmente módico.

Señores de la Guía Michelín, no saben ustedes lo que se están perdiendo.

Pensaba escribir sobre hospitaleros, peregrinos, historias de iglesias viejas o cualquier cosa de interés que encontrasemos en la etapa Cebreiro-Tricastela. Pero hoy me he dado cuenta de que tengo dos ángeles de la guarda: uno es el de siempre y otro es Juan (evidentemente, soy Ángeles). Y eso me parece importante.

Ahora que estamos tranquilamente sentados en el albergue Oribio de Triacastela, ya bien cenados y duchados y dispuestos a irnos a dormir, ya puedo contaros, sin alarmar a nadie, que he estamos estado hora y media alejados del camino bajo una nevada, sin apenas cobertura y con la nieve por encima de las rodillas. Imagino que esto le pasará a menudo a todos los caminantes intrépidos, pero nosotros, que no lo somos, no estamos acostrumbrados y lo pasamos un poquito mal.

Sin intención de quejarme o de exagerar, confesaré que durante ese corto, pero interminable rato que pasamos buscando camino firme, carretera, o casa (las flechas desaparecieron bajo la nieve) sólo pude rezar y pisar las huellas de Juan, que me abría paso en las pendientes para que yo pudiera desplazarme sobre sus pisadas muy despacito, porque tenía un calambre en cada pierna y me caía fácilmente. Estábamos a punto de llamar a emergencias cuando, por fin, conseguimos alcanzar la carretera. Hubiésemos caminado no 15 sino 30 kilómetros más de la alegría que nos entró.

Ya ha terminado todo. El campo está verde, no hay nieve en el camino y apenas hace frío. A partir de mañana todo será mucho más facil. Seguiremos ruta, no sin antes decir a Dios y a mis dos ángeles de la guardia GRACIAS.

PD: Aunque no haya constancia gráfica, uno de mis ángeles de la guardia (o los dos) ayudó a sacar un coche de la nieve en O Cebreiro.

Un infografista apasionado por las redes sociales y una periodista dispuesta a mantener los ojos bien abiertos recorrerán juntos, a partir del sábado 27 de febrero, las últimas ocho etapas del Camino Francés a Santiago de Compostela. Llevarán poco equipaje en sus mochilas, muchas ganas de sorprender y de sorprenderse y un iPhone con GPS.

¿Qué pasará cuando comiencen a andar?

1) Compartirán sus vivencias en directo,utilizando para ello diferentes herramientas de los Social Media, integradas en una única aplicación.
Enviarán comentarios a través de Twitter, mostrarán sus fotografías a través de Flickr y emitirán vídeos utilizando Vimeo… Y todo la información estará reunida en una única plataforma dominada por un mapa de Google que mostrará en vivo su posición en el Camino, el lugar exacto donde se hicieron los comentarios o se tomaron las fotos, la distancia ya recorrida y la que resta por recorrer. En definitiva, EN CAMINO será el diario 2.0 de su peregrinación…

2) Actualizarán a diario un videoblog presentando el Camino de Santiago desde diferentes perspectivas.
Transmitirán a través del videoblog diferentes visiones de la ruta jacobea, con las aportaciones de las personas que transitan por ella.

3) Plasmarán el espíritu del Camino ofreciendo a los usuarios los saludos recibidos durante el recorrido.
Recopilarán los saludos en una nube de tags dinámica.